Últimas noticias

viernes, 18 de julio de 2008

Ni Judas, ni Tadeo...Brutus.



Republicano por naturaleza, Brutus nunca trató de esconder sus convicciones políticas. Casado con su prima hermana, escribió un texto alabando las cualidades de su suegro, ya fallecido.
César estaba muy encariñado con él y respetaba mucho sus opiniones. Sin embargo, Bruto, como muchos otros senadores, no estaba satisfecho con el estado de la República.
Bruto comenzó una conspiración contra César junto con su cuñado y amigo Cayo Casio Longino y otros senadores.
En los idus de marzo (15 de marzo del 44 a. C.), un grupo de senadores, incluyendo a Bruto, asesinaron a César en la Curia Pompeya.
Se afirma que César dijo: "¿Incluso tú, hijo mío?". (De Vita Caesarum, Liber I Divus Iulius, LXXXII).

Tras el asesinato, se demostró que la ciudad de Roma estaba contra los conspiradores, ya que la mayor parte de la población amaba a César.
Marco Antonio decidió aprovecharse de la situación y el 20 de marzo habló airadamente de los asesinos en el elogio fúnebre de César.
A partir de entonces Roma dejó de ver a los conspiradores como salvadores de la República y fueron acusados de traición. Bruto y sus compañeros huyeron hacia Oriente.
En Atenas Bruto se dedicó al estudio de la gastronomía y a obtener fondos para financiar un ejército para la guerra que se aproximaba.
Octavio y Marco Antonio marcharon con sus ejércitos contra Bruto y Casio.
Ambos ejércitos se encontraron en la doble batalla de Filipos (42 a. C.).
Después del primer encuentro, Casio se suicidó, y tras el segundo encuentro, ya derrotado, Bruto huyó con los restos de su ejército.
A punto de ser capturado, Bruto se suicidó arrojándose sobre su espada.
Marco Antonio honró a su enemigo caído, declarándole el romano más noble. Mientras que otros conspiradores actuaron por envidia y ambición, Bruto creyó que actuaba por el bien de Roma.
Fuente: Wikipedia.

No hay comentarios:

Latinoamerica // telesurtv.net

Instantáneas de "El Campo"