Ir al contenido principal

Malas Cías, por algo será...

La Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, querellante en la causa en la que se investiga la muerte del abogado Carlos Alberto Moreno durante la dictadura militar, confirmó que los hermanos Julio Manuel y Emilio Felipe Méndez están imputados en ese crimen de lesa humanidad. La misma se tramita en el Juzgado Federal de Azul, a cargo del Dr. Juan José Comparato. Este magistrado dictó el 28 de abril de este año la prohibición de salir del país a Roque Ítalo Papalardo, José Luis Ojeda, Emilio Felipe Méndez, Julio Manuel Méndez y Julio Alberto Tomais. El 7 de abril Comparato había resuelto que estas personas debían estar representadas por un defensor oficial, por encontrarse imputados.

Según obra en la causa, Carlos Moreno estuvo detenido ilegalmente en el centro Clandestino de Detención conocido como la Chacra de Méndez, propiedad de Julio Manuel y Emilio Felipe Méndez.

Por otra parte, también están imputados en la misma causa Roque Italo Pappalardo y José Luis Ojeda como autores materiales del delito y Julio Alberto Tomáis, quien era coronel y Jefe de Área 121 de Tandil durante la época de los hechos.

El día 29 de marzo de 1977 en la ciudad de Olavarría Carlos Alberto Moreno salió de su casa hacia la escuela donde trabajaba su mujer a dar aviso de su ausencia, y no volvió. Según testigos, esa noche dos personas armadas lo detuvieron en la Estación de Servicio “San Ignacio”, a una cuadra de la casa.

Carlos Alberto era un reconocido abogado laboralista de la ciudad de Olavarría, un luchador por los derechos de los trabajadores, que representaba a diversos gremios de la loza y el cemento en la zona.

El 3 de abril de ese año, diversas personas del Paraje Los Laureles, en la localidad de Tandil, vieron a Carlos Alberto corriendo y siendo perseguido por un oficial de la policía.

El 9 de abril en un mensaje, el Comando Zona I anuncia que “capturó a Carlos Alberto Moreno, por caso de explosivos en Mar del Plata, muerto”. Moreno se encontraba detenido ilegalmente por las fuerzas militares al momento de su muerte. Son estas fuerzas la que entregan a la familia como NN el cuerpo de Carlos Alberto, en la ciudad de La Plata.

Finalmente, el día 25 de febrero de 2008, el médico forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, dictaminó que Carlos Moreno falleció por disparos de armas de fuego que provocaron su muerte.

Se puede leer también en:

CRÓNICA, junto al pueblo

Por otra parte seguimos haciendo amigos que contrariamente a lo que declara De Angeli no están de acuerdo con el lock out rural.

Sojeros y ganaderos quieren cogobernar sin haber sido votados

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡@#&#*!!!

"No sé en qué mierda están pensando los tipos de la Corte"... de esta manera nuestro querido Felipillo se suma a la lista de presidenciablesglamorosos.

Desde aquí colaboramos con esta nueva forma de hacer política aportando esta sugerencia:



La imagen es de aquí.

El mito de la discusión perdida

Lo veía a Andahazi en la edición de 678,  si muchachos, lamento mucho, pero no me flagelo viendo A dos toses ni en pedo. Lo veía, digo, repetir una y otra vez, intentando convencer, subyugar, doblegar a un Horacio González, que con calma solemne y estoicidad franciscana escuchaba, sin bajarle la mirada ni un instante, que la discusión estaba perdida.Sin embargo, bien se muestra que en todo caso podríamos hablar de tablas, puesto que el propuesto mártir de la “inquisición K”, eligió hacer un discurso moderado y no el de barricada neoliberal insoportable al que suele apelar, y terminar reconociendo el gesto de Cristina, enarcando la ceja ante los aplausos que sacó la sola mención de la primera mandataria. Habitaba en Andahazi, una especie de posesión demoníaca, digo, hay que ver que el devenir histórico de la derecha vernácula deba recurrir a él, en lugar de un Sebrelli o un Aguinis, o finalmente un siempre engolado, aunque ahora desbigotado, Asís. Y quería su victoria, para ofrecerla e…

Carlos Valenzuela, titular de Canal 4 Posadas denuncia penalmente a Mauricio Macri