Ir al contenido principal

Inseguridad

A través de Mdzonline nos enteramos del informe publicado en Suiza y realizado por la ong Small Arms Survey. El denominado "2010: Pandillas, Grupos y Armas" constituye el décimo análisis general anual en materia de armas pequeñas y temas relacionados.
El Small Arms Survey es un proyecto de investigación independiente financiado por varios gobiernos, y constituye la principal fuente internacional de información pública y análisis sobre todos los aspectos relacionados con las armas pequeñas y la violencia armada.

Mdzonline brinda una amplia información y aunque lo menciona al final de la nota, da una voltereta para restarle importancia a lo que creemos es uno de los resultados más contundentes del informe: el nulo resultado de políticas represivas en materia de inseguridad e incluso contra producentes, por ello copiamos abajo parte del informe:

"ESTRATEGIAS DE REPRESIÓN DE LAS PANDILLAS ARROJAN RESULTADOS LIMITADOS
Lidiar con los motivos que llevan a los jóvenes a unirse a las pandillas resulta esencial

Según las conclusiones de un nuevo informe, las pandillas demuestran considerable resistencia ante las tácticas comunes de aplicación de la ley, tales como las redadas, los toques de queda y la aplicación de penas de reclusión más severas para los pandilleros. Dichas tácticas de ‘represión’ tienen como objetivo desintegrar las estructuras pandilleras, eliminar el liderazgo, e impedir que los jóvenes sigan uniéndose a pandillas. Sin embargo, en muchos casos, estas tácticas fracasan debido a que no logran alcanzar sus objetivos a largo plazo o porque incluso aumentan la inseguridad.

Según el Small Arms Survey 2010: Pandillas, Grupos y Armas, la represión de las pandillas como estrategia única, si bien puede redundar en una reducción temporal de la violencia, también puede provocar consecuencias imprevistas. La reclusión de los líderes de las pandillas, por ejemplo, puede contribuir con la consolidación y la propagación de las pandillas en las cárceles, así como con la expansión de su poder hacia la comunidad. Las pandillas también pueden utilizar el re-encarcelamiento para consolidar la credibilidad de sus amenazas contra sus miembros no recluidos.
Las tácticas represivas se revelan ineficaces en la erradicación de las causas que llevan a los jóvenes a unirse a las pandillas, y garantizan de forma efectiva la adaptación de éstas a todo tipo de tácticas policiales rigurosas.
Según el Director General del Small Arms Survey, Eric Berman: ‘Las pandillas satisfacen necesidades culturales, sociales y económicas, y por lo tanto son capaces de sobrevivir a muchas de las iniciativas implementadas para su erradicación (. . .) Tomando en cuenta este hecho, lidiar con los motivos subyacentes a la adhesión de los jóvenes a las pandillas parece ser un componente esencial de los programas de prevención de la violencia pandillera.’
Al presentar ejemplos provenientes de varios contextos, el Survey analiza los conocimientos actuales sobre la violencia relacionada con las pandillas y las iniciativas emprendidas para su erradicación, para concluir que las medidas que combinan la represión (o la amenaza de aplicación de medidas represivas) con enfoques comunitarios y de servicio social, así como con estrategias de intervención y prevención, son más efectivas que la represión como estrategia única. La identificación y optimización de lo que para los jóvenes resulta atractivo en una pandilla (es decir, la cohesión social, el respeto mutuo y la expresión artística) han resultado prometedoras en algunos contextos."

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡@#&#*!!!

"No sé en qué mierda están pensando los tipos de la Corte"... de esta manera nuestro querido Felipillo se suma a la lista de presidenciablesglamorosos.

Desde aquí colaboramos con esta nueva forma de hacer política aportando esta sugerencia:



La imagen es de aquí.

El mito de la discusión perdida

Lo veía a Andahazi en la edición de 678,  si muchachos, lamento mucho, pero no me flagelo viendo A dos toses ni en pedo. Lo veía, digo, repetir una y otra vez, intentando convencer, subyugar, doblegar a un Horacio González, que con calma solemne y estoicidad franciscana escuchaba, sin bajarle la mirada ni un instante, que la discusión estaba perdida.Sin embargo, bien se muestra que en todo caso podríamos hablar de tablas, puesto que el propuesto mártir de la “inquisición K”, eligió hacer un discurso moderado y no el de barricada neoliberal insoportable al que suele apelar, y terminar reconociendo el gesto de Cristina, enarcando la ceja ante los aplausos que sacó la sola mención de la primera mandataria. Habitaba en Andahazi, una especie de posesión demoníaca, digo, hay que ver que el devenir histórico de la derecha vernácula deba recurrir a él, en lugar de un Sebrelli o un Aguinis, o finalmente un siempre engolado, aunque ahora desbigotado, Asís. Y quería su victoria, para ofrecerla e…

Carlos Valenzuela, titular de Canal 4 Posadas denuncia penalmente a Mauricio Macri