Últimas noticias

miércoles, 2 de junio de 2010

Horrores de Noble



No es fácil entender por qué esta causa se encuentra tan enrarecida, más allá de las obvias referencias al poder del multimedio en cuanto a su influencia en la justicia, y claro, los propios multimedios. Lo más complicado de entender es porque resulta tan opaco el hecho de que hablamos de un delito. Sin importar si Felipe y Marcela son hijos de desaparecidos, y de su derecho, o en su caso, el derecho de las Abuelas, a conocer su verdadera identidad, la materia prima de estos hechos es un delito, más bien, varios.
Está por un lado el secuestro y desaparición de quienes podrían ser los padres y de los propios chicos, y la posterior apropiación, término francamente desagradable para referirse a un delito aberrante, esto es, secuestrar, quedarse, engañar y mantener en la ignorancia a una persona por muchos, pero muchos años, con el agravante perverso de haberle inculcado desde los más tierna infancia, que esa persona era objeto de un acto de amor o caridad, contra el cual no puede rebelarse.
Lavarle la cabeza, en una palabra, pero lavársela como si fuera una cosa, una cosa por demás maleable a los propios deseos. Una marioneta, en fin.
Esta es la maternidad que Elisa María Avelina Carrió y otros secuaces defienden. Estos son los entrañables valores de familia que ancestralmente nos han inculcado para hacernos creer que la verdad es lo de menos, lo importante es que te hayan dado un plato de sopa.
Imaginate que el paladar negro de Alfonsín que dejó pasar el secuestro, la tortura, la violación y la muerte por las leyes de impunidad, le resultó imposible de tragar dejar impunes las apropiaciones de los niños, y así dejó en orden la casa y se tomó el buque.
Seguramente Felipe y Marcela no pasaron nunca ni hambre ni frío, y tuvieron cosas que muchos niños jamás tendrán, pero lo que no tuvieron nunca es la verdad, al menos la que explica que no fueron un paquetito que tiraron en la calle, justo cuando esta Sra. “buena y noble” iba pasando y sacó la mano de su súper calefaccionada limusina para recoger esos cuerpecitos “abandonados”.
Si se probara que estos pibes son hijos de nuestros compañeros, la verdad sería bien distinta.
La verdad sería que en un operativo fueron arrancados junto con sus padres de sus casas, que se los llevaron a un centro clandestino, en el cual torturaron hasta la muerte a su familia, y como parte de un plan sistemático de exterminio del pensamiento de aquellos que les dieron la vida, fueron entregados a la Sra. que los iba a criar lejos de las convicciones e ideales considerados subversivos por el Terrorismo de Estado y la propia Sra. que ya tenía varios negocios con la dictadura, como Papel Prensa.
Flor de amor, doña Elisa María Avelina.

Pero poniéndonos más sutiles, suponiendo que no fueran hijos de desaparecidos, conjetura bastante más que improbable, dada la encomiable labor del multimedio en obstruir el avance de esta causa, estamos igual frente a un delito.
Suponete, que fuera una simple coincidencia que justo, justo, estuviera la dictadura y la Sra. viuda, hubiera decidido adoptar a dos pobres chicos abandonados. Nadie, ni antes ni ahora, conseguía adoptar en el tiempo récord en que lo hizo la Sra., es más era hasta una cuestión a probar, por ejemplo que dado su añejo estado de viudez, fuera necesario tanto para la Sra. cuanto para los niños que éstos llevaran el apellido del marido difunto. Es decir, además de que la historia de que la bebita en la cajita y el bebito abandonado en el juzgado, se cruzaran providencialmente en el camino de la viuda, es inverosímil, las cosas están hechas de forma bastante desprolija hasta para los poderosos abogados de la Sra. Será que es cuestión de acostumbrarse a que te concedan escritos y favores, para que se atrofie el Código Civil y las leyes de la Nación sean prolijamente machacadas, pero en ese caso, y en ese tiempo, por órdenes de quién o de quiénes y aún más importante por qué. ¿Se pagaban favores hechos o por hacer? ¿Qué otras cosas que todavía no sabemos se intercambiaron en ese tiempo, además de dos chicos y Papel Prensa?
[ernestina_de_noble6.jpg]Que feo ser Gabriel Cavallo en este momento.
Que penoso estar obligado, aunque sea gustosamente, por lo que te pagan, a descalificar el Banco de Datos Genéticos. Cuando se cruza ese límite entre el “empleado del mes” y sicario, ya no hay vuelta atrás. Si alguien te llegara a dar la mano, se la va a lavar con alcohol por si lo que sos fuera contagioso.
No te salva ni el pasado, ni el futuro.
Dijiste algo de lo que depende la identidad de 500 chicos, no estos dos, que ahora ya no importa si son o no son hijos de desaparecidos.
No importa, porque sus apropiadores, la Sra. y su multimedio, junto con sus abogados patrocinantes se han encargado de demostrarnos acabadamente que no son dos chicos abandonados en la calle, que su “adopción” es lo suficientemente irregular como para obligar a esta última estratagema de una vileza y una cobardía insondables.
Ya no hay vuelta atrás, sólo nos queda la duermevela esperando el resultado de las pericias, ahí se acaban todos los delirios, las argucias, las mentiras … ahí está la verdad, aguardando ser descubierta después de 30 y pico de años, todos la necesitamos, no es una cuestión privada, no está supeditada a un deseo egoísta, a ningún rédito ni ganancia. Es una verdad que la sangre reclama.

marcelayfelipe mariani

4 comentarios:

eduardo j. dijo...

brillante cumpa..Ese el meollo de la cuestión.Con la aparición de Cavallo se va al demonio todo lo que se ha hecho PARA devolver LA IDENTIDAD.AL DESCALIFICAR EL BNDG,se da letra hasta al último genocida.Las abuelas sufrirán la frustración final,se llegará a la ansiada ANMISTÍA pretendida por la iglesia de Bergoglio.No escuché aún la opinión del progresismo SUR.Será que el silencio es el precio por la exhibición y las páginas que les otorga el multi.Confiemos en lo que queda indemne en la justicia.Si el medio dominante triunfa será el principio del fin de la democracia.

Marcelozonasur dijo...

Y todo termina en la "calle" IMPUNIDAD.
También me pregunto que pasaría si los resultados dan negativo. Cambiaría algo? creo que no. Serían la misma mafia de siempre. Como vos decís, quién adopta tan fácil? Y después? hace 10 años que venimos de apelación, recusación, recusación, apelación, recusación... y así seguimos y seguimos. Quién pudo haber dilatado tanto este juicio? quién pudo darse el lujo de que un juez hace 4 años dilate la toma de muestras?
Es normal todo esto?
Me gustaría preguntarle a Carrio, mas allá de los K y la pelea con corneta, si es normal, TANTA DILACIÓN.
Acá el tema central es la IMPUNIDAD. Del "grupo", de sus socios y de esa minoría que se creyo y cree iluminada para hacer lo que se le cante sin que nadie les pueda decir nada. Esto se tiene que acabar de una buena vez.

sil dijo...

Ayer vi a Carrio decir que habia llorado por esos pibes. Bue, al menos lloró por estos, por que no la vi llorar por los mas de 100 chicos recuperados...
A esta altura, intentar echar mierda contra las Abuelas es de una bajeza ilevantable: tanto de la inimputable de Carrio (que ya no sabe más quehacer para levantar su lamentable imagen), como del ¿"progre"? ex juez devenido en abogado corporativo Cavallo. Alla el con su propia verguenza...Cada uno sabe a quien sirve y como rifa su prestigio a cambio de una buena cuenta de banco..
Sil

sil dijo...

Hay cosas que no entiendo. Si la descalificacion del Banco se concreta no habrá sido por Cavallo, habrá sido por que no supimos defender lo suficiente un organ ismo que devolvio la identidad a un m onton de pibes y a pibas que no sabian quienes eran,
habrá sido por que les dariamos un mazazo en la cabeza a las Abuelas que viene luchando hace mas de 30 años por encontrar a sus nietos DESAPARECIDOS. ¿Que mierda les pasa? DEsde cuando se convirtieron en eunucos?
Y si los de SUR n o salen a pelear co todos los los perejiles como yo y todos por esta causa, es que siguen privilegiando salir en el diario a que se sepa la verdad.
POr que no se reclama más que verdad. Y si nadie tiene el culo sucio, pa que preocuparse?
Sil

Latinoamerica // telesurtv.net

Instantáneas de "El Campo"