Últimas noticias

miércoles, 23 de abril de 2008

Feinmann (el bueno) II

  • "...nos sorprende esta trama actual, la de estos días, con chacareros, medianos, y sobre todo, grandes productores agropecuarios al frente de algo que llaman lockout y que ha sido habitualmente el prefacio a un golpe de Estado. La relación del campo con el peronismo es una relación de abierto antagonismo, de insalvable odio de clase. La oligarquía de los campos y las mieses contra un gobierno que busca restarle recursos para favorecer (claramente en el caso del primer peronismo) a los sectores de menos ingresos."-------------------------------------------------------------------------------------------
  • "Dejo de lado el tema de "los pequeños productores", los que tienen "solo veinte vacas". Pero se me ocurre: los que tienen que diferenciarse de los grandes, si realmente son distintos de ellos, son ante todo ellos mismos. Es una tarea de cualquier gobierno hacer esa diferencia. Pero si los pequeños productores se me vienen encima con su tractorcitos junto a los tanques Sherman de los grandes, pues para mí son lo mismo, señores. Y uno sabe como es la situación de lo que, en la Argentina, suele "estar en el medio": tienen terror de bajar y enorme ambición de subir. Son capitalistas, tan capitalistas como los grandes productores. Ergo, quieren trepar en la escala del dinero y el poder. Se atan al tren de los poderosos. Que se espanten las telarañas entonces los que cacarean con la diferenciación "de los pequeños productores". Si marchan junto a los grandes son tan (oli)garcas como éstos. No es de afuera que tiene que producirse la diferenciación. Es desde adentro. ¿Que hay que captarlos? ¿Alguien cree que se los puede captar? Sólo el dinero, que es poder, capta a los productores. Alguien (muy preocupado, no un peronista, ¡ni por asomo!, sino un viejo militante del Partido Comunista, un gran personaje del teatro argentino, no sé si te gustará que te nombre Manuel Iedbavni, pero ya lo hice) me dijo: "Me dijeron que a este gobierno no lo van a poder tumbar porque tiene 50.000 millones de dólares en reservas". Y sí, ahora se entiende ese afán acumulativo de este gobierno. Está muy solo. Buscan jaquearlo ahora haciendo punta con "el campo". Si cede, los medios -que son su principal y más eficaz enemigo- arreciarán y en poco tiempo tendremos una coalición encabezada por Duhalde, con Macri y vaya a saber qué exitoso empresario de la Sociedad Rural y que nadie empiece a llorar porque se cierran los Talleres de teatro."-------------------------------------------------------------------------------------------
  • "Si menciono al primer peronismo es porque, a partir de la estructura del IAPI, llevó adelante una transferencia de ganancias del agro a la industria que le permitió fortalecer su poder político y llevar a cabo una redistribución de la renta que, hemos visto, trepó a su más alto índice histórico. Con ese antecedente el agro está contra el peronismo. Salvo durante el largo mandato de Carlos Menem, en que la oligarquía y los grupos financieros y especuladores tuvieron un jolgorio de fáciles superganancias que los condujo no sólo a aceptar y apoyar al peronismo, sino a deglutirse la poco aristocrática figura de un hombre como Carlos Menem, más ligado a la farándula en su expresión Sofovich, que al esprit de finesse de la oligarquía, que se guardó, en algún lugar a la mano para resucitarlo no bien hiciera falta, es esprit, y toleró de muy buen grado los desplantes del nuevo rico, del provinciano, del muñeco deportista, descendiente de árabes, condición detestada por Sarmiento, quien, en el Facundo, los asemeja a lo peor de los gauchos improductivos de las pampas o a las montoneras gauchas a las que asimila a beduinos de Argel. Ese presidente, Carlos Menem, era el perfecto ejemplar que Cané describía entrando en los salones de la oligarquía "tropezando con los muebles". Menem debe haber tropezado con todos los muebles, no sólo con algunos, pero los oligarcas deben haber levantado esos muebles y le habrán pedido perdón por la torpeza de haberlos colocado en su camino, porque así son de hipócritas (y lo han demostrado) si se encuentran con "un gronchito", "un negrito del interior", "un peronacho", que les hace ganar fortunas. Por primera vez sus sueños se veían realizados sin necesidad de apelar al golpe de Estado. Aunque un golpe habían hecho. Menem es el resultado del golpe de mercado que las clases propietarias le hacen a Alfonsín."----------------------------------------------------------------------------------------------------------
  • "...el rostro de la eterna clase golpista de la Argentina, la que no faltó a ninguno, la que los promovió o los respaldó. Los buenos hombres del campo, esos tipos orondos, corpulentos, que usan alpargatas caras y finas, que suelen tomar mate con sus peones para mostrarles que son uno más de ellos, que son patrones gauchos y que aman sus mismas costumbres. Suelen acercárceles a compartir un costillar. Y, generosos, les tiran unos pesos de más para tenerlos contentos. En la tierra del oligarca, gauchos y patrones suelen confundirse. Los oligarcas se definen, orgullosos, como "hombres de campo". Durante estos días, han sido directamente "el campo"".-------------------------------------------------------------------------------------------
  • "Todo lo que están haciendo los gorilas de hoy, con el lumpenaje de las radios, el ímpetu golpista de La Nación y la pluma incisiva del fiscal del Gobierno (que tendrá su lugar en la Historia, que lo busca con pasión, por estas notas desestabilizantes) Joaquín Morales Solá, junto a dinosaurios como Grondona, o aventureros como los que se han metido en las páginas del diario de los ganaderos, del campo, de los consorcios internacionales y de los intereses de Estados Unidos para la región, de panfletos como Perfil lleno de conversos como Sarlo, Sebreli y hasta el educado y amable Kovadloff es atacar a un Gobierno que osa retener las superganancias del campo y que cometió el error garrafal de no distiguir entre pequeños y grandes propietarios y no retenerles a éstos o retenerles menos, y esa clase media rubia, elegante, que sale a cacerolear, mientras apuesta a la división del peronismo y a que Duhalde derrote a este gobierno que jode una y otra vez con los derechos humanos, gobierno al que califican de montonero, revanchista y subversivo, al que odia con un odio que traspasa límites que uno no se explica...".

Más Feinmann http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-101533-2008-03-30.html

1 comentario:

Anónimo dijo...

Creo que debemos recordar que durante el gobierno peronista loa arrendamientos fueron congelados,y muchos arrendatarios pudieron hacerse propietarios,o levantar cabeza con otras cosas.Asimismo no olvidar el estatuto del peon,parace que hoy en dia los peones no son "el campo".

Latinoamerica // telesurtv.net

Instantáneas de "El Campo"