Últimas noticias

viernes, 22 de febrero de 2008

Santa Maternidad

El 25 de febrero Pamela cumple 17 años, vive en Leones, provincia de Córdoba.
Sabemos de ella porque tuvo trillizos que se suman sus otros hijos, también trillizos, nacidos todos en menos de 2 años, además de un hijo nacido en el 2005, en total 7 niños,
su situación económica es desesperante;
su mamá Magdalena dice:
"Ella está bien. El 25 de febrero cumple 17... Pero es una chica que se bajonea y se deprime enseguida. El padre de los primeros trillizos se fue, y ahora también está sola con todo esto. Sólo me tiene a mí. Ella está a la deriva de Dios. Se desenvuelve bien como madre pero claro, es una nena todavía... ¿Y a esa edad, ¿quién puede con tantos chicos?"
"Sí, no he podido controlarla".
Se queja de que a pesar de haber firmado "un papel" para que a su hija le pusieran un dispositivo intrauterino o le ligaran las trompas luego de las primeras trillizas, no lo hicieron. Pero enseguida vuelve sobre sus pasos: "Pero los entiendo. La ley no los deja porque mi hija es menor".

Me parece perverso que El Gran Diario Argentino toque el tema por el lado de "un fenómeno de fertilidad" http://www.clarin.com/diario/2008/02/08/sociedad/s-03101.htm

Se cumplen 5 años desde que Romina Tejerina está presa por matar a su bebé en el momento del parto, era producto de una violación, sucedió en la provincia de Jujuy.

A Elizabeth Díaz de 19 años, el pueblo de San Javier (Córdoba) le creyó que su patrón había abusado de ella por casi 10 años y que no fue consciente en el momento que mató a su hijo recién nacido, producto de esa violación. Esto le permitió recuperar su libertad.
“A Eli la salvó el pueblo representado en ese jurado popular. La cuestión social se coló en la decisión final. Los jueces legos, aunque consideraron la violación como un atenuante, habían decidido sentenciar a la chica”, contó Leticia Celli, abogada del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos de Córdoba.

En el 2005, en Zapala, Neuquén el fiscal Héctor Troba sentenció: “Solicito cadena perpetua, más en este caso en el que se trasgrede la santidad de la maternidad, porque hasta en el reino animal se defienden a la cría”, refiriéndose a la joven mapuche Susana Colimán.
En ese momento, la Cámara de Multifueros no le dio la razón y la condenó a ocho años y seis meses de prisión, tomando como atenuante la historia de Susana marcada por el abandono extremo, el maltrato familiar, la falta de acceso al conocimiento para pactar una relación sexual, ni acceso a los anticonceptivos ni al hospital.
“Se trató de un mensaje de condena social, con un significado claro: con la santidad de la maternidad no se juega, con la cultura judeo-cristiana y sus valores no se juega, con el patriarcado no se juega. Todo lo demás, no cuenta”, sostuvo Ruth Zurbriggen, del Colectivo Femenista La Revuelta.

En el año 2004, Erna Ibáñez, de 23 años, parió en la casa que compartía junto a sus hermanos y sobrinos, en Villa 20 de Lugano. Ella había llegado a Buenos Aires 20 días antes del parto escapando de los maltratos de su madre que la había separado de Fulgencio Benítez, quien había abandonado la carrera religiosa para formar una pareja con ella.
Según los médicos, ella tuvo un parto como por “avalancha”, imprevisto, que provocó un golpe en la cabeza del recién nacido causándole la muerte. El parto pudo haber sido provocado por los golpes en el vientre que le había dado su madre antes de la huida de su casa.
Ella terminó en la cárcel por la denuncia realizada por la misma doctora del Centro de Salud de Lugano que la había examinado dos días antes del nacimiento del bebé. En vez de asistirla por dolores en su vientre —tenía una infección como consecuencia del parto casero— llamó a la policía.
"Ella no sabía hablar castellano, pero la policía presentó tres hojas de declaración. Estuvo más de un año presa y acusada de asesina por los jueces por ser paraguaya”, sostuvo Noemí Oliveto, referente del Movimiento Solidario por los Derechos de las Mujeres Marie Langer.
El "milagro" de la nena de Río Negro que a los 11 años fue abusada sexualmente por su vecino, un comisario retirado que ahora tiene 73 años. Como consecuencia del abuso, la niña tuvo un bebé aunque para la justicia no está probada la penetración (¿?¿?).
"Al séptimo mes, ella veía que su pancita estaba cada vez más grande y se asustó mucho cuando el bebé se empezó a mover: 'la cosa se movió, se movió mamá, se movió' me decía la nena", describe su mamá María.

Todos éstos casos, y tantos de los cuales no nos llega la información, se producen en las clases más empobrecidas, en las clases sociales más desprotegidas,
se hace imprescindible una ley de protección hacia las mujeres, una ley que permita libertad de acción sobre nuestro cuerpo, que desde luego suponga una educación sexual adecuada, con acceso a métodos anticonceptivos gratuitos;
y también se hace imprescindible dejar de lado la doble moral y la hipocresía en temas donde se pone en juego la vida y la "suerte" de mujeres desprotegidas http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-3926-2008-02-22.html

A ver si queda claro las mujeres no somos santas, la maternidad no es un sacerdocio,
la maternidad es una decisión,
el instinto maternal no existe porque no somos animales, somos personas, por lo tanto poseemos razón y capacidad de decisión,
la maternidad es también un trabajo, debiera ser un maravilloso trabajo si uno ha decidido ejercerlo,
ni la maternidad, ni la paternidad son necesarias para ser feliz,
un ser humano es un complejo mundo de tantas cantidades de cosas como él lo decida, y la maternidad, la pareja, el trabajo, etc. son solo partes de ese todo.-

Soy madre y amo a mi hijo,
los momentos que paso con él son bellísimos y su sola sonrisa puede hacerme feliz,
aunque a veces quiera arrojarlo por la ventana...

Yo decidí que naciera,
derecho que parece no todos pueden tener.
Interesante discusión sobre el instinto maternal acá: http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?t=8942
(Parte de la información ha sido extraída de Página 12).

No hay comentarios:

Latinoamerica // telesurtv.net

Instantáneas de "El Campo"