Últimas noticias

domingo, 1 de agosto de 2010

Frases sueltas

“Se la llamaba plaza de la victoria porque allí, culminó la reconquista, y los invasores ingleses finalmente se rindieron.”

Y habrá que preguntarse porque la oligarquía argentina, heredera de la generación del 80, decidió rendirse sin disparar una sola bala a los ingleses con el Pacto Roca-Runciman. En todo caso decidió apuntarle a De la Torre y lo mató a Bordabehere.

“Desde niños hemos imaginado la escena, y con mayor o menor habilidad
Todos hemos dibujado aquellos paraguas en alguna página del cuaderno escolar.”

Aunque hace mucho que sabemos que la escena del Billiken es falsa, como también sabemos que a la SRA, le gusta repetir los errores de la historia y no cambiar la posición para que mejore la situación de las grandes mayorías.

“Estoy seguro que muchos de nosotros, de haber vivido en ese tiempo, hubiéramos estado allí, participando de los orígenes de la patria.

Yo hubiera estado allí, y estoy seguro que mis amigos de la mesa de enlace: Eduardo Buzzi, Carlos Garetto y Mario Llambías hubieran estado conmigo.

Hubiéramos estado allí; apoyando a Manuel Belgrano en su tarea de promoción de la agricultura, a la que consideraba un pilar fundamental del progreso económico de las naciones.

Hubiéramos estado allí; participando, redactando alguna nota en aquel semanario de agricultura que editaba Juan Hipólito Vieytes, y por supuesto en su jabonería, alumbrando las ideas de mayo.
Hubiéramos estado allí; junto a moreno.

Hablo de mariano moreno, el de los altos y fogosos ideales, el que escribiera la “representación de los hacendados”.
Acompañándolo en su lucha por la libertad de comercio, contra los altos gravámenes exigidos por el cabildo virreinal.”

Bueno, es una seguridad que no compartimos, en vista del patricio origen de la SRA. Y es seguro que no hubieran estado del lado de Moreno o Belgrano, que eran hombres progresistas interesados en el bienestar del pueblo más que en las ganancias de los poderosos. Eran hombres que en ese momento estaban con los sectores más revolucionarios, en ese entonces los revolucionarios eran liberales. Bien lejos de ese tiempo, los liberales constituyen hoy un programa retrasado y fracasado en el mundo en sus más diversas versiones. Reivindicar los ideales libertarios sin entender que los ideales libertarios son hoy ideales igualitarios es no entender nada de la historia, nada de política, es entender nada más que de sus propios negocios e intereses.

“Estamos aquí en el bicentenario de la patria junto al señor jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Don Mauricio Macri;
Al señor ex presidente de la Nación Don Eduardo Duhalde;”

No podría se de otro modo, los más solos de la oposición son los que se presentan sumisamente a esperar la caridad de los poderosos. Uno es un muerto político, el otro agoniza a un paso del juicio político.

“Nadie podrá decir que nos hemos quedado quietos o en silencio.

Junto a las instituciones que conforman la Mesa de Enlace, hemos hecho oír la voz del campo.

Hemos participado activamente en el devenir político e institucional de la Nación.”

solicitada-sociedad-rural-1977 Han participado activamente, tan activamente que forman parte de los períodos más nefastos de la historia argentina y ahí están las solicitadas para probar su apoyo a la dictadura militar.

“Símbolo de la resistencia frente a la voracidad, la ineficiencia y las políticas equivocadas.

Símbolo de la unidad en la diversidad.

Porque la diversidad de las ideas siempre potenció el objetivo común.
Y hay algunos temas que no admiten diferencias.

Frente a la pobreza, a la injusticia y a la exclusión;
No hay diferencias en la Mesa de Enlace.
La opinión es una sola, unánime y contundente:
¡Basta!”

La Mesa de Enlace y su socios del monopolio mediático han dado muestras acabadas, precisas y fundadas de todo lo contrario. Muchos de sus miembros tienen vínculos con la dictadura, no en la “simple” forma de beneficiarios del golpe militar, sino de colaboradores directos en el genocidio como Julio Méndez.

“La Mesa de Enlace es también un ejemplo.
Un ejemplo del diálogo que construye y no descalifica.

Un paradigma que debieran imitar nuestros actuales gobernantes.

Solo los autoritarios, los soberbios, los egoístas descalifican al otro para dominar la escena.

Es que el egoísmo es pariente cercano de la ambición, la avaricia y el poder.

Esperábamos de las autoridades nacionales un pequeño gesto en el Bicentenario de la Patria, quizás que se acercaran hasta aquí.”

Ejemplo, paradigma, son palabras bastante ególatras cuando se refieren a uno mismo. Eso sumado a los 100 días en que se hicieron 300 cortes, desabasteciendo a todo el país y adjudicándose el derecho de revisar las cargas de los camiones que transitan las rutas, y es como para darse cuenta que el autoritarismo, la soberbia y el egoísmo están claramente identificadas con la Mesa de Enlace y sus socios-empleados-alcahuetes-piches de los autoconvocados.  Efectivamente el egoísmo es pariente cercano de la ambición, la avaricia y el poder, nunca mejor demostrado con un reclamo sectorial que pretende transformarse en causa nacional, al solo efecto de defender intereses mezquinos de los agroexportadores.

“Cuantas veces en estos dos siglos, el estado dejó de ser guardián de esos derechos para convertirse en un predador de vidas, bienes o libertades. 

Cuantas veces los gobernantes se instalaron en el poder e hicieron del bien público su botín.”

Las mismas veces que el poder del Estado terminó sometiéndose al poder corporativo, que en incontables oportunidades, fundamentalmente cuando las dictaduras derrocaron a gobiernos democráticos, considerados “populistas” por la Suciedad Rural y sus habituales sicarios militares.

“Somos lo que fuimos como Nación durante estos 200 años.”

Y la idea es seguir siendo el país que llegó a tener 14 millones de pobres, que enajenó todos los bienes estratégicos para jugar a la timba financiera, en la que muchos se beneficiaron, mientras miles se morían en las calles, en el frío, en el hambre. Y pensar que ahora les interesa la pobreza. Ahora que hay más de dos millones de incluidos en el régimen de la Seguridad Social por jubilaciones que nunca se hubieran otorgado en su universo paralelo y hay 3 millones de niños que reciben al Asignación Universal. Es decir, a ellos les preocupa la pobreza cuando hay políticas de inclusión, les preocupa que la pobreza sea incluida.

Videla (genocida presidente de facto 1976-81), Celedonio V. Pereda (presidente Sociedad Rural 1976-1978) y Juan Carlos Aramburu (Arzobispo de Bs.As 1975–1990) tomando unas copas.

“Cada vez que rompimos el orden institucional, nos perdimos.”

La verdad, con todo respeto, suena a confesión. Primera persona plural, suena a golpe cívico-militar. También pretenden involucrarnos a todos en la responsabilidad de las dictaduras, pero en el que sólo unos pocos, esos pocos elegidos que hoy se sientan en la mesa de la Mesa de Enlace, pueden decir el cómo, el cuándo y el por qué.

“En el centenario éramos el granero del mundo y una de las naciones más prósperas del planeta.”

Añoranzas de un tiempo pasado que fue peor para la mayoría que carecía de derechos y que era salvajemente reprimida por las fuerzas militares y por las irregulares de la Liga Patriótica, formada por lo más granado de la juventud de la oligarquía que destacaba tanto por su odio racial como de clase.

“Algunas desatinadas privatizaciones y algunas malintencionadas nacionalizaciones destruyeron lo construido hasta ese momento.”

Calificar de desatinadas simplemente a las privatizaciones es de una bondad irresponsable con el erario público, sobre todo teniendo en cuenta que en su mayoría los beneficiarios de dichas privatizaciones fueron siempre socios o miembros de la SRA como también sus comensales más rancios. De igual modo, claramente las malintecionadas nacionalizaciones se refiere nada más y nada menos que a la estatización de las AFJPs, que tanto les provoca urticaria y que permite precisamente que se realicen políticas que permiten combatir la pobreza y redistribuir el ingreso. Y eso los ortiba más que nada en el mundo.

“Esclavos de territorios electorales que conforman el feudo de una “federación” de gobernantes, intendentes, caudillos y punteros políticos que se hacen fuertes y poderosos a medida que los pobres son cada vez más pobres y dependientes de sus favores.
Le llaman “clientelismo”.  
Se trata de una humillante manipulación de las conciencias,”

Esta tal vez sea la más fiel expresión del corporativismo feudal que acusa al ámbito político, responsable de las transformaciones de corte democrático y progresista desde el yrigoyenismo para acá, de clientelismo. La esclavitud, en cambio, es otra cosa. Es trabajar la tierra de sol a sol, para recibir una paga miserable que muchas veces debe gastarse en la proveeduría del patrón. Esclavitud es trabajar en negro y hacer trabajar a toda la familia, sin asignaciones, sin aguinaldo, sin obra social.

“Hay que terminar con la miseria para terminar con el clientelismo.
Hay que terminar con la pobreza para que más de un millón de argentinos
Recuperen su condición de ciudadanos y puedan votar por quién se le dé la gana.
Esta es la Argentina del Bicentenario:
Un país inmensamente rico, que está lleno de pobres.”

Mientras gracias a las políticas que ellos impulsan y avalan llegamos a tener a la mitad de la población bajo la línea de pobreza, descontaron el 13 % de salarios y jubilaciones, aplicaron el déficit cero a las políticas sociales, en fin, el manual del FMI que nos llevó derechito al infierno del 2001 y que muchos opositores y de las entidades rurales parecen añorar.

“Hace 200 años discutíamos decisiones fundamentales:
Ser españoles o ingleses, monárquicos o republicanos.
Hace 100 años, el debate era si debíamos ser como los grandes países de Europa o como Estados Unidos.
Hoy, compartimos con los países más humildes y castigados de la tierra los últimos puestos del ranking de calidad institucional.”

Y obviamente, sabemos por la historia que la SRA y sus socios preferían ser ingleses o norteamericanos, según la época, que compartir un destino de integración latinoamericana. Interesante visión diplomática, escupirle en plena cara a los representantes del sector de países latinoamericanos que pertenecen “a los países más humildes y castigados de la tierra”. Menos mal que las relaciones internacionales no han quedado en manos de esta gente porque vaya a saber a cuántos países le hubiéramos declarado la guerra, para defender su honor republicano dolido por la afrenta democrática.

En estos 200 años aprendimos que queremos vivir en democracia y sostener sus instituciones.

Pues debe tratarse de un aprendizaje muy reciente a juzgar por los encendidos discursos, de los cuales el presente es una buena pieza oratoria también, y más extremas acciones en contra de las instituciones, particularmente de la investidura presidencial que hasta hace nada, formaban parte de la práctica cotidiana de la Mesa de Enlace y sus súbditos.

“Hace falta un cambio profundo que nos saque de esta situación de vaciamiento moral que involucra a dirigentes, políticos y a gran parte de la sociedad argentina.”

Vaciamiento moral muy bien expresado por dirigentes como Carrió, Solá o Bullrich que no tienen una conducta muy coherente que digamos a lo largo de estos, no digamos, años sino meses de vaivén partidario.

“Por eso el reclamo del campo tuvo la adhesión que tuvo.
Porque era la tierra, la historia, nuestros recursos, nuestra esencia, la Patria la que estaba reclamando.”
 

Eso teniendo en cuenta el inestimable apoyo de la corporación mediática que por parentesco de intereses y por efecto del inminente tratamiento de la nueva ley de SCA, organizó un discurso que confundió en forma constante y eficiente a gran parte de la sociedad que mientras sufría las consecuencias del desabastecimiento y el aumento de los precios de alimentos y medicamentos, culpaba al gobierno y no a los verdaderos responsables que se solazaban en las rutas haciendo ostentación de todo tipo de intimidaciones y violencia.

“Una República de verdad donde el poder legislativo no delegue su poder y ejerza las atribuciones que la constitución le ha asignado como un deber ineludible.

Un federalismo real, donde los gobernadores no tengan que ponerse de rodillas frente a la todopoderosa autoridad central y mendigar algo de la riqueza que ha generado el trabajo de los hombres de su provincia.”

A veces el discurso es más poderoso por lo que no se dice que por aquello que expresa. Lo que las entidades del campo no dicen, o mejor dicho lo que la SRA  no dice, es cuál es la propuesta política, su propuesta, porque es muy complicado hacerse el popular y sostener el  programa del ajuste. Algo que ya probamos en carne propia y reactualizamos con cada nueva medida que los países que siguen los consejos del FMI, reflejan en los noticieros que ni siquiera el poderoso grupo Prisa ni Clarín pueden ocultar. Sus políticas fracasan, provocan marginación, desempleo, deterioro, etc.

El manual de constitucionalismo ultrafast que les ha dejado Sabsay los ha convencido de que pueden opinar con autoridad sobre el régimen constitucional argentino y promover su retorcida visión de federalismo, que ya delineara el maoísta De Angeli, con aquello de que los recursos de las provincias sojeras se tienen que gastar en las provincias sojeras, nada de andar reparando asimetrías ni de solidaridad con provincias pobres o menos favorecidas. Eso no se contempla en el modelo agroexportador del poroto, cuya única industrialización admitida es prensarlo para hacer aceite, tarea que incorpora un mínimo valor agregado y escasa mano de obra, de acuerdo a los parámetros democráticos y republicanos de la Mesa de Enlace.

“Hoy tenemos administradores a los que parece les gusta tener a nuestros productores sometidos, encadenados llenando un montón de formularios.

Haciendo cola en los mostradores de la Oncca.

Todo para que le devuelvan un poco de lo que le retuvieron de su cosecha o de su trabajo.

¡Qué manera de hacerles perder el tiempo!”

Obviamente, que cualquier trámite que demande el Estado, de hecho cualquier cosa que el Estado demande es vista como una exigencia irrazonable. Es más, uno de los negocios de la FAA era presentar las cartas de porte por sus asociados, dando lugar a evasión, pero de la buena porque es para joder las arcas del Estado que tiene la perversa idea de hacer políticas públicas con la guita que es dellos, dellos, nomás.

“Seguramente ahora, antes que finalice el período de vigencia de las facultades delegadas, utilizando el más ortodoxo de los gatopardismos, intentarán engañarnos anunciando una segmentación, que simule la eliminación de las retenciones.
¡Si nadie quiere que le quiten”

Párrafo que fue eliminado del discurso pronunciado por Biolcatti en aras de la unidad con la FAA de Buzzi, pero que fue publicado, para mostrar y demostrarle al mundo que pese a que el consenso es la divisa de la Mesa de Enlace, la SRA dice lo que a ella le conviene y si no lo dice lo escribe, con ese constante doble discurso que se pudo ver durante el conflicto del 2008, en el que mientras decían que el objetivo era desgastar y erosionar, se presentaban por otro lado como los adalides de las instituciones.

“¿Todavía no se dieron cuenta que con esas políticas tuvimos la peor cosecha de trigo del último siglo,”

Nos preguntamos se referirá a la parte que declaran o a la que no declaran, porque es evidente que los rindes del campo vienen creciendo año a año sin parar y con ellos las enormes, desorbitantes ganancias que los productores agropecuarios reciben.

“La Argentina del Bicentenario debe sellar un compromiso con el futuro.
Debe impulsar un proyecto agroindustrial que haga crecer la producción a niveles nunca alcanzados.
Que convierta a esta Nación en el principal proveedor de alimentos del planeta.
No queremos un país que deposite cada vez más pobres y desocupados en las villas miserias del conurbano de esta gran ciudad.
Tampoco queremos un desierto verde de soja que produzca riqueza para pocos.

Queremos agricultura con agricultores,
Trabajadores arraigados a su tierra, a su pueblo.”

Una receta agroexportadora que ni siquiera funcionaba cuando el país no llegaba a los 8 millones de habitantes, puesto que existía una gran exclusión social, inclusive de la gran esperanza de la generación “civilizadora” que constituía la inmigración europea, que al poco andar despreciaba a los ignotos y desarrapados europeos que finalmente llegaron a nuestras costas, dictando en 1902 la ley de Residencia en prueba del tradicional respeto y tolerancia de la oligarquía argentina, representada, entonces y ahora, por la Suciedad Rural y sus contertulios, entre los cuales, la FAA, se sentó dejando atrás las diferencias del pasado.

“Hay unas bellas palabras del antiguo testamento que quiero recordar ahora.

Dice “el libro de los libros”:
Los hombres pasan…,  pero la tierra permanece…
Y allí está la tierra argentina, ”

Y obviamente, queda con sus dueños, dueños de enormes extensiones que constituyen latifundios, cuya existencia ha sido y será el mayor obstáculo a una agricultura de agricultores, que favorezca la democratización del reparto de la tierra y la producción de alimentos a escala humana y sustentable. Todo lo contrario al ideario defendido a capa y espada por las entidades rurales, que adjudicándose la universalidad de la representación de los productores avasalla los derechos de los más pequeños e indefensos, los productores familiares y las comunidades originarias, que son desplazados por el desmonte y la sojización mecanizada y armada de guardaespaldas y sicarios.

Por eso resulta ofensivo el grado de hipocresía y cinismo con que Biolcatti expresa

“Deseo que todos los argentinos se comprometan a respetar la tierra y a los hombres que en ella trabajan.

Necesitamos la tierra no sólo para respirar y vivir,
También para progresar, crecer y desarrollarnos.”

cuando son los autores y beneficiarios del desierto verde que representa la soja en su actual forma de explotación controlada por Monsanto y los grandes pooles y terratenientes. Es un insulto a todos los trabajadores rurales, pese a que el Momo Venegas se siente entre los que explotan a los trabajadores que él dice representar, con el índice más alto de trabajo en negro y un importante índice de accidentes laborales (109, 6 por mil, para el año 2008, sólo superado por 178,2 de la construcción y 121,2 de la industria manufacturera, según el índice por Sector Económico de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo), y que siendo el epítome del sindicalismo corrupto y entregado a las patronales, sea halagado y bendecido.

“Los invito a formar un coro de voces que se escuchen desde el fondo de la historia.

Decía Santa Catalina de Siena:
“¡Basta de silencios!
¡Gritad con cien mil lenguas,
Que por haber callado
El mundo está podrido!”

Seamos miles gritando.”

Así es como con un discurso plagado de citas bíblicas y alusiones a Santas que hoy recibirían atención psiquiátrica y no devoción canónica, el númen de la Sociedad Rural, se acerca a su par, el cardenal, en su cruzada tradicionalista y vernácula, pretendiendo ser al mismo tiempo, prenda de paz y emblema de guerra, en abierta competencia con la anaranjada diputada, que nuevamente no fue invitada a abordar el palco oficial de la nave insignia de la corporación rural. El tono y lenguaje presentan notable parentesco con los movimientos de Santa Cruz de la Sierra y el Movimiento Cansei de Brasil, o la derecha paraguaya, o la ya probadamente golpista venezolana.

“Los invito a exclamar un “Viva la Patria” que sea una invocación a nuestras esperanzas, a nuestros proyectos, a nuestra templanza, a nuestras ilusiones.

Un deseo de grandeza para la Argentina de los próximos 200 años. 

Seamos miles de voces gritando al unísono:

¡Viva la Patria!

Muchas gracias.

Eduardo, Carlos, Mario, vengan conmigo…
Inauguremos juntos esta Exposición del Bicentenario.”

Una invitación diferente a la del Bicentenario que integró a las más diversas colectividades y que convocó a millones de personas, en vivo y en directo y a través de la transmisión de la TV Pública, en lugar de la perpetua autorreferencialidad de la Mesa de Enlace.

No hay comentarios:

Latinoamerica // telesurtv.net

Instantáneas de "El Campo"