Últimas noticias

miércoles, 18 de noviembre de 2009

La violencia del rock

El sábado en la cancha de Velez cuando se disponía para entrar a ver a una de sus bandas favoritas, ticket en mano conseguido con mucha anticipación y alegría, Rubén Carvallo, un pibe como a tantos que les gusta el rock, fué sorprendido junto a sus amigos por una feroz represión de la Policía federal.
Los pibes salieron corriendo tomados de la mano bajo una lluvia azul, persecución de la montada, gases lacrimógenos, bastonazos, algunas balas de goma, bah!, como siempre, del manual.
Rubén Carvallo apareció al otro día tirado en las cercanías del estadio con golpes de bastones y teñido de azul.
Rubén Carvallo ahora está en coma, en su bolsillo tenía aún la tan preciada entrada para disfrutar del recital de su banda con sus amigos.
Rubén Carvallo no forma parte de la patética cruzada de SEGURIDÀ SEGURIDÀ.
Rubén Carvallo es la violencia del rock.

por Darío Dolci.

13 comentarios:

fifty dijo...

De Walter Bulacio a Rubén Carballo

2.826 pibes asesinados por la policía argentina.

Acto en Plaza de Mayo el viernes 20 de noviembre a las 18:00



Los portales de noticias en Internet anticipan los titulares de los diarios de mañana:

"Un adolescente de 17 años permanece internado con muerte cerebral a causa de los disturbios ocurridos antes de un recital de rock en un estadio porteño. Un grupo de jóvenes intentó ingresar sin entradas para ver el show. La policía reprimió con gases lacrimógenos y balas de goma para disolver a los manifestantes, hubo heridos y detenidos."

Esta vez fue en Vélez, tocaban Viejas Locas y el chico que está en coma en el Centro Gallego se llama Rubén Orlando Carballo.

En abril de 1991 el titular de los diarios fue el mismo. Esa vez fue en Obras, tocaban los Redondos, y el estudiante que murió una semana después, se llamaba Walter David Bulacio. También tenía 17 años.

El jefe de prensa de la policía federal, comisario Néstor Rodríguez, explicó hoy en varias radios que los pibes "se querían colar", que había "inadaptados" y que los uniformados tuvieron que emplear "la fuerza mínima necesaria para restablecer el orden".

En 1991, el argumento del comisario Miguel Ángel Espósito fue que los chicos "estaban aglomerados en la vía pública, bailaban y pretendían ingresar al estadio sin entradas".

El comisario Rodríguez explicó bien el rol de la policía: Como brazo armado del estado, dirigido por el gobierno de turno, su función es garantizar el orden establecido, y, cuando se ve amenazado, restaurarlo por medio de la fuerza. Eso se llama control social. Con "la fuerza mínima necesaria", desde luego. Eso se llama economía de recursos.

Entre 1991 y 2009 -entre Walter y Rubén - miles de chicos fueron asesinados a golpes o con otros métodos de tortura, en la calle, en comisarías u otros lugares de detención, murieron fusilados por el gatillo fácil o desaparecieron a manos de las fuerzas de seguridad argentinas.

Policías, gendarmes, prefectos, servicios penitenciarios y vigiladores privados nos mataron 2.826 chicos desde el 10 de diciembre de 1983 hasta ayer.

Desde el 25 de mayo de 2003, el gobierno peronista de los Kirchner mató, con el gatillo fácil o la tortura, en cárceles, comisarías o institutos de menores, 1.323 chicos. Durante la presidencia de Néstor Kirchner, 928. En los dos años que lleva su esposa, 395.

En el último año, el aparato represivo estatal nos mató un pibe cada 28 horas. Más de 20 por mes. El 53% tenía menos de 25 años.

El viernes 20 de noviembre, a las 18:00, CORREPI presentará, en un acto público en Plaza de Mayo, la actualización 2009 del Archivo, informe que recopila todos los casos conocidos de personas asesinadas por el aparato represivo estatal desde 1983.

Con el protagonismo de los familiares de los chicos asesinados por el gatillo fácil y la tortura, nucleados en CORREPI, y la presencia de organizaciones de trabajadores ocupados y desocupados, estudiantiles, sociales y políticas, que han padecido la represión cotidiana a lo largo del año, mostraremos, con los datos a la vista, el alcance y extensión de las políticas represivas oficiales en todo el país.

Los esperamos.

CORREPI
Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional
Ciudad de Buenos Aires • Argentina
correpi@fibertel.com.ar

Afrael dijo...

"Agradecer a Susana Giménez, Mirtha Legrand y Marcelo Tinelli, su apoyo constante y permanente en el reclamo de manos libres para perseguir el delito allí donde se encuentre, así sea un pibe que parezca inocente, que parezca un pibe, porque puede ser un piquetero armado como dice Carrió."
Este podría ser perfectamente el texto de un comunicado policial frente a hechos como estos. Cuando se reclama desde los medios mano dura, lo que se entiende en las fuerzas de seguridad es que pueden reprimir sin límites, además en la jurisdicción de la Ciudad de Buenos Aires que conduce Mauricio Macri, y es claro, que la tendencia con la UCEP y los espías es avanzar en el recorte de las libertades democráticas.
Fifty, habría que preguntarse, en todo caso, porque los medios masivos de comunicación, sus periodistas y sus estrellas, avalan las políticas represivas contra los sectores populares, mientras los sres. agrogarcas con el apoyo de muchos partidos de la supuesta izquierda revolucionaria pueden cortar las rutas por más de 100 días y eso se considera un reclamo justo, no provoca caos y pueden aplicar todo tipo de violencias, amenazas y discriminación sin que a algunos pretendidos nuevos organismos de derechos humanos como la CORREPI se les mueva un pelo.

Ricardo dijo...

Yop me preguntaría porqué la pasividad de los organismos de derechos humanos (salvo la correpi) sobre este tema.
Hay fuertes sospechas de que la Federal fue la que le partió la cabeza al pibe. No veo que se este exigiendo explicaciones al jefe dela federal o al minsitro responsable del ´çarea (cero que Alak). Y fernbandez que se la pasa hablando del espionaje, de esto ni habla.

fifty dijo...

Afrael, sabrás que la CORREPI es la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, por lo cual no puede dejar de actuar en este caso tan claramente perteneciente al ámbito de sus inquietudes.
No sucede así con el conflicto del campo, donde simplemente un sector privilegiado busca aumentar sus privllegios a costa del resto de la sociedad, pero en el que no ha habido (aún) represión ni violencia estatal.

fifty dijo...

la cosa no vino con insulto ... pero igualmente me borraron mi comentario sobre Afrael.
Parece que no todas las opiniones son bienvenidas ...

Afrael dijo...

Bueno, lo de la CORREPI lo podríamos discutir bastante, y no es que no los organismos no denuncien las violaciones a los derechos humanos en democracia, lo hacen y muchísimo, lee un poquito más. El asunto es creerse que te vas a convertir en el único organismo denostando a los demás.
Una actitud típica de la izquierda súper - hiper - recontra - revolucionaria, que cree que mientras peor - mejor, y le chupa un huevo, en verdad, cuáles son las condiciones reales de vida de los oprimidos, porque eso agudiza las contradicciones y acelera el proceso pre-revolucionario.
Por otra parte, respecto a las responsabilidades, es muy posible que a Carvallo le haya pegado la policía federal, finalmente tendremos que reclamar que lo resuelva la justicia, ¿o no?, ¿o a algún iluminado se le va a ocurrir proponer un tribunal popular integrado por los organismos de derechos humanos que se consideren químicamente puros, como se considera la CORREPI?
No ha sido este gobierno nacional el que se ha caracterizado por ordenar la represión, por el contrario, la derecha mediática y no mediática critica al gobierno por la "mano blanda" con los pobres y quiere criminalizar la protesta y la pobreza, y avanza hacia eso (¿o no se ve claramente con la UCEP, los espías de Macri, los proyectos que pululan con el sentido común de la "gente"?), mediante un proyecto de represión con "consenso" creado mediáticamente por los grandes figurones que los sectores de medio para abajo idolatran.
Habrá un pecado más grande que dejarse usar por la derecha para desgastar la democracia, las libertades y garantías, dando lugar, espacio, cancha a la derecha para que imponga su proyecto represor y absolutamente neoliberal. ¿O de lo que pasó con Macri no se aprende? ¿O todavía hay alguien que piensa que terminar alineado con la SRA agudiza las contradicciones para pasar a una nueva etapa revolucionaria? ¿Se puede reclamar, como si se estuviera más allá del bien y del mal y no recordar que hace un año, los mismos sectores que integran la CORREPI, tan pura y reputada, terminaron marchando con el campo golpista? ¿cómo es? ¿cómo funciona la hipocresía troska: pegarle al que está al lado y arrodillarse frente al gigante?

Gladys Ramos dijo...

fifty, los comentarios pueden tardar en aparecer, no son inmediatos.

Afrael dijo...

Fifty, nadie te reprimió, esto de victimizarse al pedo es bastante típico. Obvio que la CORREPI tiene que denunciar, el punto es cómo denunciás y a qué apuntás. Si le apuntás al gobierno nacional, que encima ha mantenido una posición de "no reprimir" el conflicto social, mientras el clima en la ciudad de Buenos Aires se sigue enrareciendo, ¿a qué jugás? o es que acaso el discurso de la CORREPI es una opinión que se elabora en el vacío político, es toda una declaración, de ahí que podás concluir cuál es la posición de la CORREPI, o nos hacemos los boludos nomás.

Mariano T. dijo...

Afrael: Al pibe lo dejó hecho un vegetal la policía federal. No fue la policía de macri, ni Susana Gimenez, ni Clarin, ni la UCR ni la mesa de enlace.
La policóa federeal depende del Gobierno Nacional.Eso no quiere decir que fue Cristina y mató al pibe, solo que hay responsabilidades políticas en el poder Ejecutivo, y es ahí donde la CORREPI va a apuntar.
No trates de versear para sacarles el lazo. Acá no vale ni la historia previa ni nada. Podrían empezar a hacerse cargo y dar las explicaciones que corresponden en vez de esconderse en evasivas.

Afrael dijo...

Mariano, ya lo estás dando por muerto al chico, lo que es por lo menos poco piadoso.
La discusión que por cierto no te incumbe, y a la que te metés sólo para embarrar la cancha pasa por otro lado.
La justicia, dije, investigará las responsabilidades de la policía, a diferencia de otros gobiernos comprometidos con la represión, la mano dura y la corrupción, te recuerdo, que sólo durante este gobierno se ha condenado a responsables de muertes que pertenecen a las fuerzas de seguridad.
No es un detalle menor.
Claro que para quien convive con los asesinos de la dictadura en el seno de sus organizaciones como lo hace la Mesa de Enlace es no sólo un defecto, sino casi un pecado capital y habrá tenido su buen peso a la hora de formar la alianza que hicieron durante el lock out criminal de las patronales agropecuarias.
El verso lo inventaron los que hicieron guita con la plata dulce, que por cierto llevan el apellido de un ilustre esclavista, fundador de la Rural, que fue ministro de Economía del Terrorismo de Estado. Nadie le escapa el lazo a nada, como verás.
Es bastante hipócrita por tu parte venir a hacerte el respetuoso de las garantías después de haber apoyado las medidas de las entidades agropecuarias y de haber formado parte del coro desestabilizador que jugaba al desgaste de este gobierno.
Es tan hipócrita como Susana Giménez hablando de la seguridad cuando ella se trajo un auto de contrabando, o como Tinelli hablando de los pobres mientras saquea a los mapuches, pero es una conducta repetida de los sectores dominantes, por lo menos, estos sectores dominantes berretas que nos han tocado en esta parte del mundo.
La discusión retomo, pasa por entender, que más allá de a quien responde funcionalmente la policía federal, el clima que se ha creado en la ciudad de Buenos Aires, en la cual la responsabilidad pertenece al gobierno de la ciudad, encabezado por Macri, pertrecha a las fuerzas de seguridad en las concepciones reaccionarias tan difundidas por la mediocracia garca, la misma que casualmente apoyó a las patronales agropecuarias, y que escasamente cuestiona a la administración macrista.
La historia previa siempre vale, Mariano, salvo en las visiones ahistóricas con las que se pretende manipular la opinión pública. Las fuerzas de seguridad tienen una historia, su vínculo con el Terrorismo de estado sigue siendo una marca muy fuerte, que sólo las condenas efectivas a los autores del genocidio pueden empezar a socavar. La historia previa, a vos no te conviene, es por eso que hay que descartarla así nomás.
Represión y seguridad son temas complejos que están íntimamente relacionados. Cuando los medios banalizan la complejidad, dándole a sus estrellas absolutamente ignorantes el lugar de expertos y entendidos, cuando se genera en la sociedad la expectativa de que la solución supone mayor represión, cuando esa demanda se lleva a grito pelado y se amenaza en forma constante con movilizaciones convocadas desde la razón mediática, cuando en la jurisdicción de la ciudad, se encaran proyectos violentos y represivos como la UCEP y el espionaje a los opositores, las fuerzas de seguridad, como la policía federal reciben este reclamo y lo procesan aún al viejo estilo. Por lo tanto no es para desdeñar el contexto en el que se desarrolla, aunque particularmente a la derecha macrista, mediática y campestre no le convenga.

Mariano T. dijo...

Qué falta de respeto por la víctima!
Sos experto en tirar la pelota afuera!
Tratar de vuelta de meter la dictadura que terminó hace 25 años, a Susana Gimenez, Macri, Tinelli, la mesa de Enlace (que se enfrentó a las fuerzas de seguridad, no las apoyó), te faltó el alte Rojas y el gral Roca (imperdonables olvidos).
Todo para hacer zafar al gobierno de su responsabilidad política.
Lo que corresponde es hacer un mea culpa e investigar el hecho. Tu actitud de avla implícito (porque no es otra cosa tirar la pelota afuera), que es parecida a la de ellos, es la que permite perpetuar estas actitudes asesinas de la policía.

Afrael dijo...

La falta de respeto la cometiste vos, Mariano, que diste al pibe por muerto, sin ningún tipo de piedad, lee lo que escribís, antes de pasarle la pelota a los demás.
La pelota está siempre en la cancha, los que la quieren tirar afuera se disfrazan de chacareros, de víctimas, de defensores de la sociedad, le dicen a la gente que ellos van a solucionar el problema de la seguridad metiendo más policías, más armas, más poderes a las fuerzas de seguridad, endureciendo las penas, impidiendo las excarcelaciones. Ese fue el plan que implementó "Sunrise" Ruckauf, y que fracasó, como todos los planes y planteos que no tienen ningún tipo de asidero científico, y son sólo golpes de efecto con un fin demagógico.
Que no entiendas que tiene que ver (bueno, que te hagas el que no lo comprende, ves... que te doy un voto de confianza), la dictadura en la conformación de la mentalidad de las fuerzas de seguridad, eso sí, que es patear la pelota afuera.
Hace unos pocos años a Macri lo secuestró una banda de comisarios, muchachos que aprendieron el oficio haciéndolo con los grupos de tareas y en el Terrorismo de Estado, pero que descubrieron que era un negocio rentable, cuando ya tenías más o menos armada la logística.
Podemos recordar también a los piratas del asfalto, o las mafias detrás del tema de los desarmaderos, para no hablar de la droga, la prostitución o el juego, negocios tradicionalmente protegidos, pero que durante la dictadura armaron ligazones con los mandos intermedios de las fuerzas de seguridad.
Tirar la pelota afuera, es hacerse el otario de que esos vínculos no son fáciles de eliminar de las fuerzas de seguridad. Pero puestos a hacer de la inseguridad un elemento más del discurso desestabilizador, te podés permitir cualquier desaguisado, como las divas rubias pueden opinar como si fueran criminólogas o juristas y opacar las opiniones de Binder o Neumann o Sain, total en el cambalache que propicia la derecha berreta vernácula es admisible cualquier argumento pedorro, mientras que el que lo diga tenga suficiente glamour para apagar cualquier viso de racionalidad.
(sigue...)

Afrael dijo...

(continúa)
Y está claro que en el caso de Carballo hay que investigar a la federal, ¿quién ha dicho que no? Lo que también está claro, es que no es como lo del 19 y 20 de diciembre en los que hubo órdenes políticas de reprimir emanadas desde las más altas esferas del poder, o lo del Puente de Avellaneda en que por horas se estuvo diciendo que era una pelea entre piqueteros, encubriendo las responsabilidades de ministros y el presidente de ese momento, el cabezón Duhalde, que ordenaron una verdadera emboscada.
Pero si tenés tan mala memoria, existen en el mercado muy buenos medicamentos para ayudar con ese problemita.
Lo que está claro es que la derecha y la izquierda funcional a la derecha, se dan la mano en intentar responsabilizar al gobierno nacional por cualquier cosa, y en este caso, como en muchos otros, utilizando a la víctima y el dolor de la familia. Así que habrá que mirar mejor, para ver quiénes le faltan el respeto a Carballo y a todas las víctimas como él, cuando las usan para encubrir un discurso político que se inscribe en la "republicana" práctica de desgastar al gobierno. Y estos, que realmente práctican una política carroñera y bastarda, son los que deberían hacer un mea culpa, por el bien de las instituciones y de los argentinos. Eso como para ir empezando a poner las cosas en su lugar, aunque las apelaciones a la conciencia humanitaria de esta clase de individuos son inútiles, porque en el afán de satisfacer su ambición sin límites son incapaces de percibir ya las diferencias, las contradicciones y las sutilezas de la realidad. A título de ejemplo podemos mencionar como la Mesa de Enlace se opuso férreamente a las retenciones a la soja, y ante la emergencia provocada por la sequía reclama ayudas y subsidios del Estado, ese mismo Estado al que no quería financiar porque no resulta de utilidad para sus propósitos mercantiles.
Todo tiene que ver con todo, Mariano, que no lo veas, que no lo quieras ver, no tiene porque convertirnos en tuertos a todos los demás.
No es posible no percibir que el clima generado con el tema de la inseguridad es un disparador en las conductas represivas atávicas de las fuerzas de seguridad, que en la ciudad de Buenos Aires se favorecen ese tipo de prácticas, que en lugar de cuestionarse, se promueven porque es PRO. Eso, es ser muy, pero muy ciego, o querer parecerlo. Lo que en política en definitiva no tiene mucha importancia, porque los necios y los cabrones terminan en la misma bolsa.

Latinoamerica // telesurtv.net

Instantáneas de "El Campo"