Ir al contenido principal

Monkey's revival

Me tomo el atrevimiento de extractar de "Peronismo, Filosofía política de una obstinación argentina" de Feinmann (el bueno), este escrito que si bien desmerece la totalidad por la riqueza del análisis y el armado del texto con muchos datos, me parece este extracto interesante para pensar acerca de cierto lenguaje que venimos escuchando...ojalá les guste.
"...Analicen todo el estiércol gorila y conservador y milico que tiene el final del discurso de Eugenio Blanco, pronunciado en noviembre de 1956 en la facultad de Ciencias Económicas de la UBA. "Vosotros, jóvenes(...) vais a asistir al retorno de la Argentina de vuestros padres y abuelos, que vieron crecer a este país en una atmósfera de libertad, de decoro, de decencia y de austeridad republicana". ¡Cuánta basura junta!
El estilo del discurso: "vosotros", "vosotros vais", "vuestros padres y abuelos". ¿A quién le hablaba Blanco? No a los obreros, desde luego. Les hablaba a los universitarios del Cristo Vence y de los comandos civiles. A los niños universitarios de una universidad para ricos, para pocos.
¿Qué palabras usaba? ¿Qué palabras nos enseñaron a odiar estos gorilas represores, conservadores jurásicos que se adueñaron del poder luego de echar a Perón, con el cual uno también tiene sus buenas broncas porque no los enfrentó como era necesario? "Atmósfera de libertad." "Decoro." "Decencia." Y la cifra perfecta del lenguaje reaccionario argentino: "austeridad republicana".
Esta es la república que yo conocí desde niño. La república austera de los golpistas, de la derecha, de los conservadores, del poder, de la oligarquía, de la Sociedad Rural y de los militares. Caramba, voy a reeditar ese libro ingenuo de 1974. (se refiere a "El peronismo y la primacía de la política")
Porque entre mis ingenuidades acerca de la "lucha del pueblo" y la postulación de Perón como el "líder de los trabajadores" que esa lucha permitía regresar a la patria y las palabrotas viejas, gorilas, golpistas, que todavía se oyen, porque estamos hartos de unos cuatro o cinco años a esta parte de volver a oír hablar de la "austeridad republicana", me quedo con mis ingenuidades. Y bueno, es cierto: no se me hizo. Ni a mí ni a la mayoría de mi generación. Pero no hablamos el lenguaje de Eugenio Blanco ni propugnábamos el regreso de la patria de nuestros padres y abuelos. Porque esa patria no existía. Porque muchos de nosotros no teníamos abuelos argentinos. Ese lenguaje de Blanco es terriblemente oligárquico porque establece el linaje del poder.
Ahora esa república reaparece defendida por una caterva de periodistas (periodistas, no teóricos ni ensayistas ni académicos) que se enfervorizan atacando a un gobierno al que llaman "montonero", "terrorista", "autoritario". debo confesar que esa "República", cuya defensa y cuya excusa como arma para atacar a sus supuestos agresores viene desde Mitre y Sarmiento, tiene hoy defensores de poca clase, de poca credibilidad, de excesivo hambre de visibilidad mediática."

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡@#&#*!!!

"No sé en qué mierda están pensando los tipos de la Corte"... de esta manera nuestro querido Felipillo se suma a la lista de presidenciablesglamorosos.

Desde aquí colaboramos con esta nueva forma de hacer política aportando esta sugerencia:



La imagen es de aquí.

El mito de la discusión perdida

Lo veía a Andahazi en la edición de 678,  si muchachos, lamento mucho, pero no me flagelo viendo A dos toses ni en pedo. Lo veía, digo, repetir una y otra vez, intentando convencer, subyugar, doblegar a un Horacio González, que con calma solemne y estoicidad franciscana escuchaba, sin bajarle la mirada ni un instante, que la discusión estaba perdida.Sin embargo, bien se muestra que en todo caso podríamos hablar de tablas, puesto que el propuesto mártir de la “inquisición K”, eligió hacer un discurso moderado y no el de barricada neoliberal insoportable al que suele apelar, y terminar reconociendo el gesto de Cristina, enarcando la ceja ante los aplausos que sacó la sola mención de la primera mandataria. Habitaba en Andahazi, una especie de posesión demoníaca, digo, hay que ver que el devenir histórico de la derecha vernácula deba recurrir a él, en lugar de un Sebrelli o un Aguinis, o finalmente un siempre engolado, aunque ahora desbigotado, Asís. Y quería su victoria, para ofrecerla e…

Carlos Valenzuela, titular de Canal 4 Posadas denuncia penalmente a Mauricio Macri