Ir al contenido principal

El mito de la discusión perdida

Lo veía a Andahazi en la edición de 678,  si muchachos, lamento mucho, pero no me flagelo viendo A dos toses ni en pedo. Lo veía, digo, repetir una y otra vez, intentando convencer, subyugar, doblegar a un Horacio González, que con calma solemne y estoicidad franciscana escuchaba, sin bajarle la mirada ni un instante, que la discusión estaba perdida.

Sin embargo, bien se muestra que en todo caso podríamos hablar de tablas, puesto que el propuesto mártir de la “inquisición K”, eligió hacer un discurso moderado y no el de barricada neoliberal insoportable al que suele apelar, y terminar reconociendo el gesto de Cristina, enarcando la ceja ante los aplausos que sacó la sola mención de la primera mandataria.

Habitaba en Andahazi, una especie de posesión demoníaca, digo, hay que ver que el devenir histórico de la derecha vernácula deba recurrir a él, en lugar de un Sebrelli o un Aguinis, o finalmente un siempre engolado, aunque ahora desbigotado, Asís. Y quería su victoria, para ofrecerla en el altar del gangoso a un Magnetto refulgente.

El éxtasis de Andahazi, no es más que un burdo recurso de acción psicológica destinado a amilanar al adversario antes de un combate. “Toda la guerra psicológica ofensiva debe tender a debilitar y quebrar la moral de guerra del adversario, desbaratando su ajus­te psicológico.”, decía Ramón Carrillo en un curso sobre GP. Lo que Andahazi no sabe, como buena parte del establishment es que en política siempre se puede correr el arco, y que como decía Jauretche: “El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente. Nada grande se puede hacer con la tristeza.”

Para el caso, ya está demostrada la calidad de sus dirigentes, como Macri o Jellou Jaquet, y la de los nuestros, como Horacio González, por ejemplo.

Somos duros y de largo aliento. Sabemos que el partido es largo y estamos dispuesto a jugarlo, a jugarlo siempre, porque lo que defendemos como decía San Martín es la felicidad de todos.

La Revolución es un sueño eterno.

jauretche-3

Comentarios

GALLO ROJO ha dicho que…
Muy buen,post..la verdad no lo tenia al doctor Carrillo de esa manera,un cuadraso..En esa oportunidad hubieron algunos ,haciendoles el juego a la reaccion que lo criticaron al compañero H Gonzales,falto tan solo un falso agradecimiento hacia Cristina ,del cinico hijo de putas de Garcas llosas,para que algunos militantes mediaticos mas cristinista que cristina,pidiendo la renuncia del compañero..La discucion sigue..un abraso compañero
Anónimo ha dicho que…
buenos,Me encanta su pagina,buen espacio, Te falta sólo un botón de traducción el resto tudo ok!
hasta
excusa mi horrible espanol!

Entradas populares de este blog

¡@#&#*!!!

"No sé en qué mierda están pensando los tipos de la Corte"... de esta manera nuestro querido Felipillo se suma a la lista de presidenciablesglamorosos.

Desde aquí colaboramos con esta nueva forma de hacer política aportando esta sugerencia:



La imagen es de aquí.

Bailando por Trafipan 2000: el sueño de Tinelli y la pesadilla de los mapuches

Extraído de Salta 21Moira Millán, integrante de la Comunidad Pillán Mahuiza, denunció hace un par de años que Tinelli pretende desalojar 30 familias mapuches para construir una pista de “patinaje”. Los pobladores de Río Persey envían una carta desmintiendo conflictos con el empresario. Inicia una investigación. Marcelo tinelizó los medios y las tierras sureñas de los originarios.La nota está basada fundamentalmente en la investigación de Alejandro Jasinsky y María Inés Aiuto, publicada en Indymedia. Un amigo me envía un correo con una carta de Marisa Burlastegui, la chequeo y está en varios foros de Internet, por lo que este artículo es una recopilación de datos que recibo de varias fuentes.Trafipan 2000 consiste en una mega pista de esquí. El conductor televisivo compró 2.500 hectáreas en 1999 sobre el cerro La Torta con laguna y bosque nativo. Ese proyecto pasaría por su campo, por lo tanto necesitarían al menos de su consentimiento, a pesar de que sus abogados negaron toda vinculac…